Sociedad I Martes 5 de Julio de 2011

JESÚS MARÍA: LA FRONTERA DE LA DISCRIMINACIÓN

Es el título de un trabajo periodístico con el cual Lisa Nanini y Natalia Balverdi obtuvieron una mención en el Concurso Provincial de Periodismo “Rodolfo Walsh 2011”, organizado por la Secretaría de Cultura y Formación Profesional del Cispren.
por LISA NANINI Y NATALIA BALVERDI (*)

 

“Viven de los Gendarmes y encima se dan el gusto de discriminarlos. En lo que va de mi carrera recorrí varios destinos, con distintos tipos de culturas y límites con distintos países, pero jamás me tocó un lugar con tanta discriminación como lo es Jesús María. Afortunadamente estoy en otra ZR – zona - , pero nunca me voy a olvidar esa mala gente que sólo quiere llenarse los bolsillos a costa de la urgencia de los demás.”

Así reza un comentario realizado en el Foro del Servicio Privado de Informaciones (Seprin), con fecha 12 de diciembre de 2010, en clara relación al trato que reciben los aspirantes a gendarmes que cursan en la Escuela de Suboficiales “Cabo Raúl Remberto Cuello” de Gendarmería Nacional, con asiento en barrio Los Nogales de la ciudad de Jesús María.

Ser gendarme en Jesús María implica un todo: “son unos mujeriegos”, “nos quitan los alquileres”, “son negros”, “son formoseños”, “son indios de mierda”. La discriminación hacia el gendarme dejó de ser una sensación para convertirse en una realidad empírica.

Generalmente, el aspirante, desde su lugar de procedencia padece la escases de oportunidades de un sistema macabro, insuficiente, carente de alternativas económicas y académicas, forzando al ahora gendarme a desarraigarse de su lugar natal para radicarse en una sociedad donde tampoco se los acepta.

Génesis

“Disculpe si no entiende lo que canto

tal vez hablamos lenguas diferentes

usted reniega siempre de estos pagos y yo

y yo quiero y admiro a nuestra gente”

“Disculpe”, Hernán Figueroa Reyes.-

Las “diferencias” entre un fragmento de la sociedad jesusmariense y aquellos que han cursado en la Escuela de Suboficiales, es histórica y no existe una sola anécdota que pueda resumir el resentimiento que describen los gendarmes.

Corría el año 1962 cuando arribaron los siete primeros gendarmes a las instalaciones de la actual Escuela de Suboficiales Cabo Raúl Remberto Cuello, de Gendarmería Nacional, trasladados en su momento por una disposición política proveniente del gobierno nacional. El  ahora Comandante Mayor retirado, Luis Jorge Saavedra, fue uno de esos siete esperanzados en iniciar una carrera en esta desconocida localidad llamada Jesús María.

Con una claridad insoslayable, puesto que hoy tiene 75 años, Saavedra recuerda su llegada a la ciudad que lleva los nombres de las máximas figuras del catolicismo, con tan sólo 27 años: “Fue un 22 de Enero del año 1962, a las 18.30 horas. – Jesús María - Era una ciudad chiquita, muy cerrada, muy conservadora, gente digamos… muy altanera, ‘pillada’, muy ‘echada para atrás’”.

Saavedra, quien ya lleva 49 años viviendo en Jesús María, expresó que desde el momento de su llegada logró percibir “una apatía total” por parte de los habitantes del, por aquel entonces, pueblo: “No nos dieron bola nunca, ni siquiera para comprarles carnes. (…) Jesús María es tremendamente cerrada, un pueblo que se creía más que los demás. Cuando se habla de militar o fuerza armada de seguridad hay un resentimiento muy atrás, es un cosquilleo que tarda en reaccionar, pero está. Fijate que el pueblo no los ha receptado hasta el día de la fecha”.

Si bien Don Luis describe a Jesús María como una ciudad innatamente hermética a lo foráneo, hay otras anécdotas que dan cuenta del resentimiento que, de alguna manera, puso a parte de la sociedad en contra de los gendarmes: una cuestión de “polleras”.

Con una pícara sonrisa, Saavedra asegura que “en Jesús María había muchas chicas bellas. Claro, ¡Los muchachos no dejaron ni una! Son cosas de la vida, naturales. Pero la apatía es natural de Jesús María”.

A pesar de estar retirado de la fuerza hace 21 años, Don Luis sigue teniendo la misma mirada del “pueblo resentido” que lo recibió allá por el año 1962.

Su lenguaje corporal da cuenta de muchas emociones que las palabras no alcanzan a describir. Con una sensibilidad única, por momentos se irrita y emociona, en su verborragia por expresar todas esas historias: “Podríamos haber sido una hermosa colectividad…”.

Yo soy como el hornero y me retobo

mi patria es mi nido y la defiendo

en cambio ustedes son como los tordos

que quieren empollar en nido ajeno”

“Disculpe”, Hernán Figueroa Reyes.-

Entrada la década del ’70, se vivía una situación conflictiva en el país, con el advenimiento de la dictadura militar del año 1976. Cuatro años atrás, Isabelino Cocha, hoy presidente del Círculo de Suboficiales de Gendarmería Nacional, llegó a Jesús María para hacer el curso de suboficiales, para luego viajar a Misiones y regresar a Jesús María en el año 1987: “ya se veía venir la actividad más abierta de la subversión”, aseguró.

“Si bien los militares cometieron excesos en el procedimiento de la subversión, también estuvo involucrada la Gendarmería, la cual dependía del Comando en Jefe del Ejército. Desde ahí quedó ese resentimiento. Hasta hoy cuesta romperlo: seguimos siendo ‘milicos’”.

Una ciudad evidenciada

Cuatro décadas más tarde, puntualmente el 4 de Marzo del año 2006, la ciudad de Jesús María, ubicada a 50 kilómetros al norte de la capital cordobesa, quedó en evidencia cuando el diario on - line, Infobae.com, publicó un artículo mediante el cual el ministro del interior de la nación, en su momento el señor Aníbal Fernández, dejaba expuesta la “situación de corte discriminatorio” que padecían los aspirantes a gendarme y sus familiares, en la mencionada ciudad.

Fernández se dirigió al intendente de Jesús María, Marcelino Gatica, solicitando que se "realice una profunda investigación acerca de esta situación cada vez más recurrente, a fin de hacer cesar inmediatamente los abusos denunciados por familiares del personal destacado en esa ciudad. (…)  - de - persistir tal situación de corte discriminatorio, consideraré la alternativa de trasladar la Escuela de Suboficiales y el Destacamento Móvil III situado en Jesús María y sus cercanías, a la provincia de Santiago del Estero".

Por su parte, la presidenta de Asociación de Pensionadas y Esposas de Retirados de Gendarmería Nacional (APERGEN), Brígida Suárez, aseguró recordar una entrevista mantenida con Fernández en el año 2006 por un reclamo salarial, en la cual el ministro del interior “nos mostró un trabajo que habían hecho estudiantes del colegio Sarmiento – de Jesús María - , sobre la discriminación al gendarme. Él lo tenía ahí para consultarlo con el Director Nacional. Había cosas que al civil no se le hacía y al gendarme sí”.

Según Suárez, la discriminación era concreta: “cuando los aspirantes iban a un boliche, no los dejaban entrar. Les decían ‘bolitas’ o ‘bichos verdes’. En otra oportunidad, se  les dijo ‘no van a pasar porque no queremos milicos’; hasta les decían ‘río’, porque el río arrastra toda la mugre. Recuerdo el caso de un matrimonio joven que me contó que fueron a la plaza y los civiles que estaban ahí se retiraban y los dejaban solos”.

La presidenta de APERGEN aseguró que cuando los aspirantes iban a ciertos negocios, los comerciantes elevaban sus precios: “siempre era un peso más para el aspirante.  Aníbal Fernández nos decía que otra forma de discriminar a una persona era cuando iban a alquilar. Eran ‘covachas’, donde ni siquiera vive un chancho, y les cobraban como si fueran hoteles de cinco estrellas. Vergonzoso”, concluyó en su alocución.

Cuando el tema era irrevocable de la agenda setting en los medios de comunicación social, la misma ciudadanía abarrotó las radios, diarios y canal de televisión, ratificando la actitud poco cordial de los habitantes de Jesús María: “La advertencia ministerial (...) le pegó en el centro del corazón a buena parte de la población y en el ojo a un grupo que no sólo discrimina sino que se abusa en los precios y hasta en la buena fe”, reza el Diario local El Despertador, con fecha 7 de Marzo de 2006.

Desde la exposición pública del tema, hasta hoy ¿Se ha generado un cambio en la conciencia del comerciante y de la sociedad en general?

No. No, no, no, no. Volvimos a verlo al ministro y nos preguntó si habíamos visto algún cambio. Yo le dije que el único cambio había sido unos grandes carteles que decían ‘Bienvenidos Gendarmería Nacional’ en todos los comercios, por todos lados, y todavía existen”.

“En primer lugar agradezco la creación de un lugar así!! Donde podamos expresar lo humillados que nos sentimos cada vez que entramos a un comercio, una inmobiliaria, etc. Es una vergüenza el trato que nos dan los habitantes de Jesús María, y tratan de solucionar todo con un cartelito de "POR UNA ATENCIÓN CORDIAL" JAJJA de cordial... no tienen nada. Incluso, si no tienen ganas de atenderte, no lo hacen, ni saludan…” aseguró Solange Roh, vecina de Jesús María, en el Muro del Facebook denominado “Sí a la Reubicación de la ESC. De Suboficiales De Gendarmería Nacional, con fecha 25 de mayo del corriente año.

“El mercado se mueve con plata, no con el corazón”

Corría el año 2006 cuando el municipio de Jesús María ratificó la discriminación padecida por los efectivos nacionales y sus familiares – quienes invierten en la zona más de 300 millones de pesos anuales - y llevó adelante acciones para modificar el “comportamiento de una ciudad” de más de 30 mil habitantes.

“Hay gente que tiene una actitud totalmente generosa y hay algunos miserables que no. Pero esto pasa en todas las sociedades. Yo soy de la idea de mirar la cuestión, no esconderlo al tema, esto se resuelve hablándolo, pero no quiero dramatizar”, manifestó el actual intendente de Jesús María, Marcelino Gatica, quien agregó que se viene trabajando en un “seguimiento permanente de las condiciones de habitabilidad”, trato hacia los aspirantes y sobreprecios: “El tema existe, va bajando de intensidad y hay que seguir trabajando”.

Gatica aseguró que en el año 2002, cuando él era secretario de gobierno de la gestión del intendente radical, Contador Jorge Colombo, “se comenzó a trabajar con el pueblo en general” para insertar a los más de dos mil gendarmes que se iban a radicar en la ciudad, como consecuencia de la ampliación de las instalaciones de la fuerza nacional.

“Estoy diciendo que este tema no es nuevo, ya había pasado anteriormente, (…) Sabíamos que iba a generar problemas, los que hemos estado teniendo y que, afortunadamente, gracias a abrir estas instancias de involucrarnos, el impacto social que ha tenido no ha sido de la magnitud que podría haber sido. Obviamente hay cosas que se nos escapan”, sentenció Gatica.

¿Recuerda algún documento, que le habría enviado Fernández, donde se le hizo un pedido de investigación sobre la exclusión social de gendarmes, aspirantes y sus familiares?

“No, no me acuerdo. Fui  a hablar en general del impacto y le he puesto de manifiesto toda la vocación de colaborar, contribuir y sumar actores sociales. Fue una preocupación permanente, no solamente el tema de la discriminación de algunos casos.”

Gatica dejó entrever que la responsabilidad en los sobreprecios de los alquileres se debió a las falsas promesas por parte del gobierno nacional y provincial, que en su momento habían anunciado, y que, por tal motivo, los propietarios de las viviendas en alquiler elevaron sus precios: “estas cosas del estado que no se cumplen generan situaciones de injusticia que en algunos casos degeneran en estas actitudes discriminatorias (…) Nosotros tenemos una regla básica de la economía: mucha demanda y poca oferta, los precios se van para arriba. Entonces, el mercado se mueve con plata, no con el corazón”.

No obstante, en un artículo periodístico del día 6 de Marzo de 2006, publicado por el matutino “El Despertador” de la ciudad de Jesús María, se ratifica la existencia de “una nota” enviada por el ministro Fernández al intendente Gatica. Cuatro días después, el mismo diario publicó los resultados del viaje que el intendente de Jesús María realizó: “El principal tema que abordaron fue la situación por la que atraviesan los gendarmes que viven en la ciudad, de quienes se recibieron denuncias de abusos económicos, especialmente en los alquileres”.

¿Baños, calcomanías y descuentos = integración?

Una vez reconocido el problema de la segregación, la municipalidad de Jesús María impulsó una serie de acciones para mitigar los permanentes actos discriminatorios, mediante el lanzamiento de una campaña de distribución de calcomanías, realizada conjuntamente con el Centro Comercial, con la leyenda “Por una atención cordial”; la municipalidad y la Escuela de Suboficiales construyeron en la plaza central baños exclusivos para el personal de la institución; descuentos especiales para los gendarmes; y la apertura del Club Deportivo “Alianza”, durante los domingos.

El Comandante Mayor retirado, Luis Saavedra, dejó claro que desde las primeras y, aparentemente, únicas acciones realizadas, “no se han hecho más hasta la fecha. Es para que los gendarmes se conformen, es una acción sin sentimiento, no quieren que progrese la Gendarmería. Los gendarmes son los hombres que dejan su dinero aquí y los estafan con los precios, en vez de decir ‘les vamos a rebajar los alquiles los impuestos’. No hay una integración total”.

Por su parte, el Concejo Deliberante Juvenil, al percibir el problema de la discriminación por parte de la sociedad jesusmariense, presentó un proyecto de resolución ante el Concejo Adulto, denominado “Discriminación y espectáculos públicos”, el cual fue aprobado por el cuerpo de ediles de Jesús María e implementado, aunque efímeramente.

El Proyecto de Resolución, en su Visto, reza que “que todo esto, sin duda genera insubsanables lesiones a las más íntimas susceptibilidades del ser humano, tal como es su no aceptación o negación, por parte de otros miembros de la comunidad. Y por consiguiente con idénticos derechos de acceso, permanencia y trato en lugares que por su naturaleza no exigen una aptitud especial de admisión”.

Palabra autorizada

La repercusión de la noticia fue de tal magnitud que, en su momento, incluso las autoridades de la Escuela reconocieron la exclusión social sufrida por los cursantes.

El semanario Primer Día, en una publicación que data del 21 de diciembre de 2010 da cuenta de que “El mismo  personal directivo de la fuerza ha manifestado en innumerables ocasiones el abuso del que son parte algunos de los aspirantes a suboficiales que terminan alquilando a precios exorbitantes pequeños espacios en los que terminan hacinados”.

De hecho, durante la dirección del Comandante Mayor Hugo Chávez, por el año 2005, se lanzó un régimen de inspecciones de las viviendas que habitaban los cursantes de la institución. Ya en el año 2006, el director entrante de la Escuela, Comandante Mayor Hugo Wirz, continuó con las acciones iniciadas por la antigua gestión. (Ver Anexo, Entrevista “Wirz”, Canal 2 de Jesús María).

Las inspecciones consistían en la realización de una base de datos, en la cual debían registrarse los propietarios de viviendas interesados en rentarlas para los cursantes de la fuerza castrense y permitir a las autoridades de la Escuela observar las moradas en alquiler.

Debido a esta nueva disposición, se logró constatar el estado de hacinamiento en el que se encontraban los aspirantes y, por tal motivo, desde la institución se ordenó poner a disposición del alumnado más camas en la Escuela para albergar a los cursantes.

Hoy por hoy, se desconoce oficialmente si dichas acciones continúan realizándose, puesto que el actual director de la Escuela de Suboficiales, Comandante Mayor Osvaldo Torres, no se encontraba disponible para atender a la prensa, ya que se halla en pleno proceso de evaluación de la nueva camada de ingresantes, según se informó desde la Ayudantía de la institución.

“Pasa que, a veces, un ‘cajetilla’, es decir, algún jefe al que le gusta estar dentro de un despacho, prefiere no hacer relaciones públicas. Es fundamental eso. La Escuela es más conocida por los inútiles que tiene. El director tiene que hacer conocer que hay cosas que necesitamos”, subrayó enérgicamente el Comandante Mayor retirado, Luis Saavedra.

No obstante, respecto de un artículo publicado el 7 de diciembre del año 2009, en el sitio Web de Radio Jesús María, donde se da a conocer los sobreprecios en las tarifas de taxis y remises que se le cobraban a los familiares de los aspirantes que promocionaban, el entonces director entrante a la institución, Comandante Mayor Torres, expresó que "Inadaptados hay siempre y en todos lados".

Conciencia Social Vs. Oportunismo

A pesar de las forzadas decisiones políticas para revertir la situación de constante acoso a los uniformados de Gendarmería, el tiempo transcurrió y la realidad cambió poco.

Actualmente, la historia se repite: “Jamás pensé que lo que contaban de Jesús María fuera así. Pero, desde que vivo acá, he sido testigo de abusos de todo tipo hasta la discriminación por tener un tonito distinto y por ser esposa de Gendarme. Hace unos días había conseguido trabajo y luego de que mis empleadores supieran que soy ‘esposa de’, me dijeron que no podían emplearme porque no les gusta la gente con acento distinto y tez oscurita. Increíble, pero real!!!!”, comenta Marianella Carnero, en un descargo público en el muro del facebook llamado “Sí a la Reubicación de la ESC. De Suboficiales De Gendarmería Nacional”, el día 3 de Marzo del corriente año.

“En los colegios nunca nadie nos contestó si había discriminación. Yo se que había, pero nunca nadie quiso hablar. En Buenos Aires nos pidieron que investigáramos eso también. Empezamos en el jardín y ya los niños se hacían a un lado de los hijos de los gendarmes y aspirantes. La discriminación sigue.”, sentenció Brígida Suárez.

¿Cree que hubo un cambio de actitud?

Sí, pero muy superficial. Es una cuestión también de acá, son racistas… mucha gente.

La discriminación que se vive en Jesús María es casi intangible para el visitante, pero para quien radica en esta ciudad, es un hecho. Se ha demostrado que aún se sostienen viejos prejuicios, subordinando perpetuamente al prójimo, segregándolo, y atentando contra su dignidad.

Pareciera que los pequeños avances en cuanto a la “aceptación” del cursante sólo se deben a cuestiones económicas y políticas, a una especie de incorporación forzada del “otro”, por esos “300 millones de pesos anuales”, y no realmente una toma de conciencia desde los distintos aspectos que hacen a la cosa pública y privada, desde lo humano.

¿Qué quedará, entonces, como enseñanza para las futuras generaciones? ¿La errónea idea de que el gendarme debe hacerse eco del “Sacrificio y obediencia (…) en el sufrir y en el dolor…” como reza el himno de Gendarmería Nacional “Águilas de la frontera”? O quizás, además de sometimiento, quede también el traspaso de la nefasta tradición de excluir, allí, en Jesús María, la frontera de la discriminación.

(*) Obtuvieron una mención en el Concurso Provincial de Periodismo “Rodolfo Walsh 2011”, en la categoría Notas de Investigación Periodística, organizado por la Secretaría de Cultura y Formación Profesional del Cispren (Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba). El tradicional concurso que premia a las mejores producciones periodísticas y fotográficas de los trabajadores de prensa, tuvo como temáticas específicas la Violencia de Género y Discriminación.

 
 
 

.

Dejanos tu Comentario

 
Nombre/s: *
E-mail: *
Comentario: *
(*) Campos Obligatorios Enviar Comentario
Comentario CARLOS MIGUEL BORDON
7 de Julio de 2011

Lisa Nanini y Natalia Balverdi, soy uno mas que paso por esa comunidad y su trabajo refleja la realidad que sufrimos los que fuimos obligado a sobrevivir en esa comunidad. Las felicito por su gran logro y gracias por ser la voz de los que no la tuvimos.

Comentario juan
7 de Julio de 2011

Puedo decir que no cambio nada, yo vivi y volvi por circunstancias de la vida y sigue lo mismo, son tan ignorantes mas del 80% en el sentido de convivencia. Les interesa el dinero, pobres el mundo es una rueda.

Comentario beatriz del valle fernandez
8 de Julio de 2011

creo que no saben convivir, ni gendarmes ni civiles, estuve leyendo comentarios del personal de gendarmeria y se notan muy resentidos. Creo que deberian cambiar ambos su modo pensar y aprender a convivir!!! y a los ciudadanos de jesus maria mas respeto!!!

Comentario MABEL
11 de Julio de 2011

Soy Mabel si es verdad yo siempre he visto la desigualdad q hacen y descriminan tanto en jesus Maria como en Colonia caroya , lo que no se dan cuenta es que viven de los sueldos gendarmes sin ellos ambas localidades se vendran abajo;

Comentario javier
11 de Julio de 2011

beatriz, suena a resentimiento, si, pero es angustia x la humillacion q se llega a sufrir, mi esposa fue a un mercado local x una promocion y le dijeron en caja q era solo para "GENTE NATURAL"(???) de JM... como te sentirias frente a los demas clientes?

Comentario Natalia Balverdi y Lisa Nanini
12 de Julio de 2011

Agradecemos infirnitamente los cometarios tras la publicación de este trabajo. Estamos muy contentas por la repercusión del informe y, por supuesto, por el reconocmiento obtenido. Ojalá desde este artículo podamos ayudar a cambiar la actitud de MUCHOS.

Comentario samy
28 de Diciembre de 2011

la verdad k sigue lo mismo jesus maria,,,, y no tengo cosas buenas de ese lugar,,, xk la verdad k casi un 80% d la gente de ese lugar discriminan a los gendarmes,,,, kienes somos los k les damos de comer,,

Comentario leonel
24 de Enero de 2012

yo vivi l discriminacion por parte de esta gente, cuando entre a un negocio para comprar carga para el telefono, y una señora atendia el local y ni siquiera me miro dos veces cuando vio el corte de mi cabello, me ignoro y tuve que salir de ese local.

Comentario alfredo andino
13 de Marzo de 2012

soy unos de los oyentes y uno q dejo todo x conoces la famosa jasus maria y la vedad q me quede boquiavierta x la gente tan discriminadora,no tienen cultura y respeto x nada y x nadie... son casi como los politicos,solo le interesan la billetera...

Comentario antonio rojas
15 de Abril de 2012

La verdad me da una gran tristesa ojala que nuestar presidente la sra Cristina, saque a la gendarmeria de jesus maria, ya Santiago del Estero y San Luis han ofrecido al Director lugares apropiados para emplazar las escuelas y el movil III.

 
 
 
Plana Central 2012 ® todos los derechos reservados.
desarrollo web > Diseño y Desarrollo Web